Espionaje estadounidense

espionaje estadounidense
UGSs: Rocas Espías.
Decenas de miles de UGSs se han colocado en torno a Afganistán e Irak, la formación de perímetros electrónicos alrededor de puestos de combate y las fichas de mantenimiento en lugares remotos. Es una manera de controlar la mayor área posible con el menor número de tropas.

Durante la Guerra Fría, la URSS y EEUU mantenían una carrera tecnológica implacable. No fue solo -tecnología espacial, sino en muchas otras áreas de la ciencia. La URSS, a pesar de haber cometido varios errores que comprometieron su desarrollo científico, estaba igualando los logros tecnológicos de su rival en poco tiempo. Y es que, lo que a la URSS le faltaba en ciencia, lo complementaba con una compleja red de espionaje científico. Un dispositivo ampliamente utilizado por ambos bandos (incluso Estados Unidos) fueron los micrófonos en miniatura para obtener información en forma clandestina. Pero el uso de estos dispositivos de espionaje no terminó con la caída del Muro de Berlín y posterior declive de la URSS, sino que se expandió a todo el mundo, y como no podría ser de otra forma, Estados Unidos lidera el desarrollo de este tipo de tecnología.

UGSs: Rocas Espías
Es uno de los últimos inventos en tecnología de espionaje. Este dispositivo puede ser enterrado en el suelo confundiéndose con una piedra común  y pasando inadvertida por los traseuntes, es capaz de detectar y caracterizar cualquier persona que se mueva cerca e informar su ubicación a un puesto de comando utilizando bandas de frecuencias sin licencia de radio. Su costo es de aproximadamente mil dólares por unidad.
Poseen pilas autorecargables con energía solar que pueden durar hasta dos décadas y soportar hasta ochenta mil recargas.
Las anteriores versiones de UGSs han resultado demasiado grandes y torpes, propensas a falsas alarmas y con una vida útil muy corta (cuando no eran descubiertas previamente) y esta nueva generación, si bien promete más duración y eficiencia y menor consumo, los militares saben que esto debe probarse en el terreno, ya que existe una amplia gama de circunstancias que pueden afectar los sensores, como la sinuosidad del terreno, las interferencias magnéticas y la humedad ambiental, entre otros.
El ejército de EE.UU. ha utilizado sensores UGS de una forma u otra desde 1966. 

espionaje estadounidense
UGSs: Rocas Espías.
Esta tecnología es conocida como unattended ground sensor (UGS), o sea, sensores terrestres autónomos (no atendidos).
Las matrices de sensores acústicos y sísmicos forman una red. Cuando un sensor UGS detecta que una persona o un vehículo pasa cerca, utiliza bandas de frecuencia sin licencia de radio para transmitir una alerta de un nodo a otro. La alerta llega finalmente a una puerta de enlace de comunicaciones que puede enviar la señal vía satélite, red de radio táctica o WI-FI a un centro de comando y control. Esa señal puede alertar a los sensores adicionales -o puede enviar un mensaje al teléfono de algún oficial de inteligencia. Cuando no están captando señales o enviando mensajes, los sensores apenas consumen energía.
Sin embargo, hay otras empresas que compiten con Lockheed, como la compañía Gary Butler, que desarrolló dispositivos UGS que en lugar de retransmitir las alertas de un nodo a otro, cada uno de los sensores está diseñado para enviar señales directamente a un satélite y consumen menos energía. Además, está equipado con otros sensores que le permitirían detectar personas y vehículos en las carreteras.

Espionaje militar estadounidense en Afganistán
Se supone que Estados Unidos va a terminar con la guerra en Afganistán en 2014. Sin embargo, parece ser que el ejército norteamericano piensa hacer un seguimiento online de los afganos después de que el conflicto esté oficialmente cerrado. Pretenden utilizar estas rocas UGS, para poder continuar la vigilancia una vez que sus tropas se hayan retirado, habiendo ya colocado decenas de miles, cubriendo lo que se considera "espacio muerto", áreas que interesan pero que la vigilancia de inteligencia y reconocimiento no puede cubrir.
Este dispositivo fue creado por la firma Lockheed y es utilizado también en la vigilancia de la frontera de Estados Unidos con México (donde ya existen 7.500 dispositivos UGS) para detectar inmigrantes ilegales, aunque el Departamento de Defensa no ha autorizado su producción en masa, ya que Lockheed compite permanentemente con otras muchas empresas expertas en sensores de vigilancia como el Scorpion Systems o Darpa y sus subcontratados.
Los sensores estarían equipados con instrumentos de audio, sísmicos, e incluso el radar phased-array que podría cubrir todo el campo afgano en una red de malla de tecnología de vigilancia. Cuando un sensor se activa, estos dispositivos podrán transmitir la localización de la actividad sospechosa a un dirigible de vigilancia, que pondrá sus sofisticados ojos electrónicos en la zona.

Video promocional
Un vídeo de promoción de Lockheed para su red de sensores de vigilancia (espionaje en realidad).



Guerra en Afganistán
La Guerra de Afganistán, que comenzó el 7 de octubre de 2001 con la «Operación Libertad Duradera» del Ejército estadounidense y la «Operación Herrick» de las tropas británicas para invadir y ocupar el país asiático, fue emprendida en respuesta a los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, amparándose en el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas que invoca al derecho a la legítima defensa.
El objetivo declarado de la invasión era encontrar a Osama bin Laden y otros dirigentes de Al Qaeda para llevarlos a juicio, y derrocar al régimen Talibán que apoyaba y daba refugio y cobertura a los miembros de Al Qaeda.  La Doctrina Bush de Estados Unidos declaró que, como política, no se distinguiría entre organizaciones terroristas y naciones o gobiernos que les dan refugio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribí tu propia conclusión sobre el artículo.